jueves, 27 de octubre de 2011

Upo

El monte Upo al que nos referimos (no confundir con otro del mismo nombre en el área del Gorbea) forma parte de un macizo más bien disperso que se extiende al este del Nervión, del que forman parte también su vecino Artanda y el Mandoia, que constituye su mayor elevación. Upo y Artanda son dos cumbres que no llegan a los 600 metros, y que forman una especie de Twins Peaks fácilmente identificables desde el norte.

En esta excursión accedemos desde Zaratamo, para conocer la zona de la que parten las rutas más fáciles hacia las cimas citadas, así como uno de los más bonitos hayedos de esta parte de Bizkaia, y finalmente, la cumbre, con estupendas vistas; todo ello en un recorrido corto y sencillo, al alcance de cualquiera.


DISTANCIA: 3,1 kms
            DESNIVEL: 200 m. (365-567) CENTENARIO
DIFICULTAD: Muy Baja 3 (2-0-1)  Rampas del 20%
            ITINERARIO: ida y vuelta  Inicio y Final: Collado de Axola (Zaratamo)
            VIAS: Pistas de tierra
            ACCESOS: Desde Bilbao, bien por la AP-8 (dirección Vitoria-Gasteiz), o mejor por la A-8 (Donostia-San Sebastián) se llega a Arrigorriaga, tomando, en ambos casos, la primera salida de la autopista. Hay que seguir la dirección Arrigorriaga-Zaratamo por la BI-625 hasta encontrar la desviación a Moiordin (BI-3702). Se sigue entre pabellones industriales dejando a la derecha una desviación a Burbustu y Altamira. Se pasa junto a la cantera de Atxeta y poco más adelante, en una curva cerrada a la izquierda, surge por la derecha una pista que hay que tomar. Se sigue toda la pista (unos 2 kms.), que unas veces es de cemento y otras de tierra, hasta el collado de Axola, con una instalación ganadera, donde se puede aparcar.
En Bizkaibus, la parada más próxima es en c/ Severo Otxoa, 13 de Arrigorriaga (varias líneas) y hasta la misma localidad se llega también en RENFE línea C3. Habría que continuar unos 2,5 km. a pie siguiendo la ruta de acceso hasta abandonar la carretera, y otros 2 kms. hasta el punto de inicio.
            Más información:
Guía cartográfica de Bizkaia mapa 43






Señales en Axola
Aunque hemos fijado como inicio del trayecto el collado de Axola, si nuestros escrúpulos montañeros no nos permiten subir tanto en coche, podemos aparcar sin mucho problema en el punto donde abandonamos la carretera, y ascender a pie los casi 200 m. desde la BI-3702 por una pista de cemento, lo que prolongará la excursión unos 4 kms. (ida y vuelta). Esta carreterilla no tiene sin embargo mucho aliciente, al margen de los paisajes que podamos disfrutar sobre el barranco que separa Upo y Artanda, por la ladera del primero de los cuales vamos subiendo. Sí conviene hacer la travesía con precaución, porque, aunque no suele haber muchos vehículos, la vía es estrecha y apenas hay senderos alternativos.

Sea como fuere que hayamos alcanzado el punto de partida, el collado de Axola es un bonito paraje en el que, junto a una gran explotación ganadera, nos encontramos en una encrucijada de caminos que se dirigen a las dos elevaciones citadas y al no muy lejano Mandoia.

Área recreativa
Con la granja a nuestra espalda, tomamos la pista que sale más a la izquierda, dejando también detrás el sendero que asciende hacia la ermita de San Segismundo, y en poco más de 100 metros divisamos ya a la izquierda el área recreativa del hayedo (Upo Pagadia). Aunque podríamos continuar por la pista, la abandonamos por un sendero que sube por la izquierda (HAYEDO) y accede a la zona de picnic atravesando una puerta en el vallado.

Estamos en una zona con bancos, alguna parrilla y una fuente, junto a la que se encuentra un precioso hayedo, mínima muestra del bosque autóctono que debió ser dominante en nuestros montes tiempo atrás. Las soberbias hayas se yerguen como gigantescas columnas de un misterioso palacio, sin apenas dejar penetrar la luz, con lo que el suelo permanece casi desprovisto de otra vegetación que no sean los pequeños acebos que crecen junto a la base de los fantásticos ejemplares. El paraje tiene algo mágico que invita a deambular por su interior sintiendo al tacto el poder de los enormes ejemplares.

VARIANTE: Si lo que pretendemos es simplemente dar un paseo mañanero y conocer un sitio agradable, podemos también dar aquí por terminada la ruta, sin pasar a empresas más exigentes.

Hayedo de Upo

Lamentablemente, este espectáculo se ve turbado de forma reiterada por la presencia sin control de todo tipo de vehículos, en especial motos y quads, que no sólo circulan a sus anchas por las pistas, sino que hemos visto con pavor recorriendo a toda velocidad el interior del propio hayedo, con su estela de polvo y ruido ensordecedor. Suelen verse también coches y furgonetas estacionados dentro del propio recinto. No sabemos a quién corresponden las competencias en este asunto (el área recreativa pertenece a la Diputación, pero el ayuntamiento de Zaratamo también podía limitar el acceso de vehículos, como hacen otros), pero esta invasión de los espacios naturales resulta inadmisible.

Y hecho el discursito, seguimos.

 Podríamos continuar por la pista que discurre junto a la zona de mesas, pero optaremos ahora por internarnos en este precioso bosque de camino a nuestro objetivo. Para ello tenemos que ascender hasta la parte más alta del hayedo, sin camino y en línea más o menos recta desde la ubicación de la fuente. La rampa es dura, pero se compensa con la saludable sensación de estar descubriendo los misterios ocultos de un lugar desconocido –siempre que ningún motor atruene a nuestro lado.

Pista de subida
Llegamos así a un vallado que delimita el área supuestamente protegida, en el que deberemos buscar un paso (DESVIO-1) por el que saldremos a una pista -en realidad, la misma que dejamos antes, cuyo trazado hemos atajado. La tomamos hacia la izquierda en muy suave subida, y vamos desechando sucesivos caminos que salen por la izquierda, y que son accesos a las distintas explotaciones forestales que ocupan grandes superficies de los alrededores. Es muy probable que el tránsito de vehículos madereros sea la causa de que no se limite el acceso rodado, aunque esto tampoco es justificación, porque para eso existen las puertas, como puede verse en multitud de lugares.

Collado en la base de Upo
Tras pasar un par de curvas, alcanzamos así un bonito collado donde se suelen ver caballos, desde el que observamos de frente el cono final de Upo. Hasta ahora, todo el camino recorrido se encontraba dentro del municipio de Zeberio, y el que sigue hacia la cumbre marca la divisoria entre Zaratamo y Galdakano.

Avanzamos hacia la base del promontorio y, aunque podríamos remontar el empinado sendero que asciende recto hacia la cima, lo reservaremos para la vuelta, y tomaremos un camino más cómodo para subir. Para ello seguimos por la derecha (DESVIO-2) por un camino que bordea la cumbre para, en pocos minutos, encontrar el pequeño repecho que nos conduce a la cima (UPO, 567 m.) por su parte norte.

A falta de mojón, hay lo que parecen ser un par de mugarris, una placa conmemorativa y un original buzón. Las vistas son excelentes, distinguiendose con claridad el cercano Malmasín, Ganeko y la cordillera del Pagasarri, los montes de Triano y el valle del Nervión, con los montes de Durango al este y más al sur el no muy lejano Mandoia.

Cima

Bajada desde la cumbre
Ahora sí vamos a descender por la pala que hemos visto al llegar. Hay que hacerlo con cuidado, porque presenta abundante piedra suelta, pero es posible serpentear por los márgenes más herbosos para evitar resbalones. De nuevo en la pista, desandamos el camino de subida, pero dejamos a la derecha la puerta de acceso al hayedo y continuamos, siempre en moderada pendiente, pasando una pronunciada curva, tras la cual estamos de regreso en el área recreativa, que bien podemos rodear por el camino principal, bien atravesar de nuevo por un sendero poco visible que lleva la misma dirección.

Otra vista del hayedo

En pocos minutos estaremos de vuelta en Axola, donde concluimos la excursión si es aquí donde hemos dejado el coche, o tomaremos la carretera de descenso, según los casos. Tampoco estaría de más una visita a la muy cercana ermita de San Segismundo, que se alcanza ascendiendo por el camino que pasa por el lateral de la explotación ganadera, en dirección a Artanda. Junto al sencillo edificio parece que se celebra una romería anual, y existen mesas y asadores donde pasar un rato reponiendo fuerzas.



Antenas de Isla

La gran antena que corona la elevación (sin nombre conocido) situada sobre Quejo y las playas de Isla constituye una estampa inconfundible cuanto uno se aproxima a este privilegiado entorno. Desde su muy modesta altitud (122 m.) domina gran parte de la zona, desde el núcleo antiguo hasta el mar, y hacia el sur, hasta el cercano Cincho y las playas de Noja.

La ruta que proponemos es un paseo clásico de los veraneantes que quieren disfrutar de magníficas vistas y recorrer por un rato caminos un poco alejados del ambiente playero. Exploramos en primer lugar Cabo Quejo y seguimos después al alto del repetidor.


            DISTANCIA: 4,9 kms
            DESNIVEL: 120 m. (0-120)
            DIFICULTAD: Ninguna 2 (1-1-0)
ITINERARIO: ida y vuelta Inicio y final: Campa de San Sebastián (Isla)
            VIAS: Urbana, carretera, pistas de cemento y tierra
ACCESOS: A Isla, en coche, por la A8 dirección Santander salida 184 Beranga-Noja-Isla. Se toma la CA-147 en dirección a Noja, y en la segunda rotonda seguir señalización a Isla (6 km) En la rotonda siguiente, tomar la dirección Quejo-Playas de Isla.
            ENLACES CON Coto AroRía de QuejoAcantilados de Isla
            Más información:  
            http://www.ecoparquedetrasmiera.com/
            Sobre Isla en general: http://www.acantabria.com/isla/
            Guía Cartográfica de Cantabria Mapa 4
   

Perfil subida (sólo Antena)

Campa de San Sebastián
Como punto de partida hemos fijado la Campa de San Sebastián, que, a pesar de su nombre, es el gran aparcamiento que se encuentra junto al hotel Astuy. Aquí encontramos la ermita de San Pantaleón y un caserío particular justo en el centro del aparcamiento, además, por ejemplo, de una antigua cetárea (vivero marino). Todo ello, naturalmente rodeado de los excepcionales paisajes marítimos de la localidad. Podemos admirar las vistas hacia mar abierto y la vecina Noja (playas de Ris y Joyel) y, más próximos, la pequeña playa de Los Barcos y la desembocadura de la ría de Quejo entre formaciones rocosas inverosímiles.

Alfar: terraza y mirador
Iniciamos nuestra marcha por el recién remozado paseo marítimo para disfrutar del entorno, pasando por la terraza lateral del hotel Astuy, continuando junto al bar La Piscina y un par de comercios para salir, tras pasar una pequeña plazoleta con fuente y una rampa, al aparcamiento del hotel Alfar. Lo cruzamos en la misma dirección que traemos pasando junto a su preciosa terraza y dejando a la derecha un mirador restaurado hace poco en madera, de dudoso gusto. Salimos así a la playa del Sable, que rodearemos completamente hasta llegar al pie de La Caseta, una extraña edificación con forma de OVNI.

VARIANTE:  Si queremos disfrutar de nuevas perspectivas sobre el mar, podemos rodear La Caseta contemplando primero una pequeña cala junto a la península artificial de Punta del Sable, después sobre el mar abierto y finalmente sobre la playa de Arnadal. En dirección a ella se ha abierto un sendero que podemos seguir, aunque nos obligaría a un pequeño rodeo. De seguir circunvalando el edificio, salimos sin más por una pequeña puerta a la carretera por la que debemos continuar.

Aquí seguimos la carreterilla hacia la izquierda, saliendo ya del casco urbano entre huertas y maizales. Dejamos a la derecha un sendero de tierra que se dirige a la playa de Arnadal y el camping, y después a la izquierda la desviación hacia el interior (Paseo de los Jubilados). En el siguiente cruce tenemos que tomar el camino de la derecha (señalización hacia el camping), siempre sobre asfalto, que nos conducirá en unas decenas de metros a la entrada del CAMPING Playa de Isla.

Frente a la puerta del camping tenemos que tomar una pista de cemento que asciende con ligera pendiente entre dos vallados y se dirige a una depuradora situada en el alto, en la zona llamada Rincón de Portezuelo. Aunque el camino se bifurca, da igual seguir por la derecha o la izquierda, porque vuelve a reunirse al otro lado de la citada instalación, por cierto ruidosa y generalmente maloliente.

Cala junto a Cabo Quejo

Puerta y sendero
Tras este desagradable momento encontramos de inmediato la primera gratificación: a nuestra derecha contemplamos la preciosa estampa de una cala con la punta rocosa de Vival recogida tras el cabo Quejo. Continuamos por un senderillo mínimo por un prado, con cierta inclinación hacia la izquierda que lo hace algo incómodo, y al llegar a un pequeño arbolado, encontramos un paso (antes contaba con una curiosa puerta de madera) por el que accedemos a la subida propiamente dicha.

Flechas indicadoras
Al otro lado tenemos ya una pista de tierra bastante amplia, rodeada de helechos, que rápidamente empieza a adquirir una pendiente importante. Son apenas 100 metros, pero en algunos momentos el porcentaje supera el 20%. Llegamos así frente a una encrucijada (CRUCE-SEÑALES), antiguamente cerrada con una alambrada, en la que se indican las direcciones a cabo Quejo (recto) y las Antenas (izquierda).

Aunque obviamente el itinerario se pueda hacer en el orden que se quiera, vamos a dirigirnos en primer lugar a cabo Quejo, que es el paraje más cercano de los acantilados que se extienden hasta la playa de La Arena.

Cabo Quejo
Para ello, pasamos en línea recta las señales, para desviarnos a la derecha en el primer cruce. Circulamos por un sendero de tierra muy parecido al que antes hemos ascendido, flanqueados por grandes extensiones de helechos y algunas argomas. Nos vamos aproximando poco a poco al borde de los acantilados, mientras aparecen algunas formaciones rocosas y disminuye la vegetación. En apenas 400 metros alcanzamos nuestro destino, con el mar a nuestros pies y más de 30 metros de caída libre. Muy cerca están los restos de alguna cabaña de pastores y en el mismo límite del despeñadero hay una alambrada con una puerta que ya resulta peligroso traspasar. Al margen de la panorámica del mar abierto, tenemos algunas vistas de la cala más próxima con un impresionante peñasco azotado por las aguas.

Repetidor
Retornamos por el mismo camino hasta la puerta que hemos dejado al principio (CRUCE-SEÑALES), y tomamos ahora la desviación hacia las antenas (derecha). La pendiente es más suave que en el sendero inicial desde el camping, y en pocos metros nos encontramos casi de repente en campo abierto, con el objetivo de la antena de frente y ya próximo. De esta forma llegamos al pie de la instalación de comunicaciones que, a pesar de su muy modesta altura (ANTENA, 122 m.) es un excelente promontorio que domina gran parte de la zona marítima. Tenemos a la vista Isla y Noja, con la cordillera del Brusco al fondo, y hacia el interior, las marismas y el Cincho, que cierra el paisaje por el sur. Hay un caminillo que desciende ligeramente hacia Isla, pero no aporta demasiado, además de encontrarse generalmente sucio y no tener salida.

Vistas sobre Isla y Noja
Marisma de Joyel junto al Cincho
VARIANTE: En la cima de esta colina, hay varias posibilidades de alargar la excursión o de adoptar alguna alternativa de regreso. Podemos pasar la antena en la dirección en que hemos llegado y tomar la carretera que llega por su parte trasera. Poco después encontramos un camino de tierra que desciende por la derecha, se pasa una granja y se llega junto a una casa situada en una hondonada. A la derecha hay una puerta por la que se sale a otro sendero terroso, que nos conducirá directamente al cruce de señales antes descrito. Así recorreríamos algo más de 1,5 kms. añadidos. También podemos seguir sin más la carretera de la antena, que nos lleva bien al pueblo de Isla, bien a Quejo por el barrio de Gracedo, con una longitud similar a la ruta propuesta, o enlazar con el itinerario descrito en la entrada Coto Aro.

El descenso lo hacemos por el mismo camino. Tras pasar el cruce, más o menos a medio descenso del tramo más empinado, podemos encontrar un sendero medio oculto que sale por la derecha y se dirige a un bosquecillo. Este camino también nos llevaría de vuelta al pueblo, pero no es recomendable de no ser muy aficionado a explorar lugares de difícil acceso.

Con nuevas y siempre agradables vistas sobre el magnífico entorno, concluimos la ruta, que siempre puede aderezarse con un buen baño en cualquiera de las playas próximas.

Finalmente, añadiremos una reflexión. En una reciente visita, pudimos ver que se han desmantelado parte de las instalaciones del repetidor (los 'tambores' que se ven en la foto). No somos partidarios de que existan elementos extraños en los montes, y menos de estas dimensiones y características. Pero esta antena, por antiestética que sea, forma parte del perfil de la comarca y, caso de que fuese a ser eliminada, creemos que debería erigirse algún hito que recordase a algo que se ha fundido durante décadas con la personalidad de estos paisajes.

(Resubido por problemas técnicos)

Travesía de Artxanda

La cordillera de Artxanda-Ganguren es zona habitualmente ignorada o menospreciada en el ámbito montañero, seguramente por tratarse de elevaciones del altitud insignificante e intensamente humanizadas desde hace décadas. Su recorrido completo, que incluye tramos de carretera y zonas semi-urbanas, no será del gusto de los amantes del monte puro, pero puede dejarnos algunas sensaciones gratificantes: tendremos casi siempre a la vista el núcleo urbano de Bilbao y fantásticas perspectivas sobre los montes del sur, además de incluir el paso por zonas poco transitadas, y hacer posible conocer el cordal que limita el botxo por su parte norte.

DISTANCIA: 16 kms
            DESNIVEL: 430 m. (40-470)  CENTENARIO (Ganguren)
DIFICULTAD: Media 10 (4-5-1) Desnivel acumulado
            ITINERARIO: lineal  Inicio: Bº Fano (Erandio)  Final: Hospital de Santa Marina
            VIAS: Carretera, sendero y pistas de tierra y gravilla
ACCESOS: Ida: Bizkaibus A2153 (Loiu), A2322 (UPV) y A3223 (Larrabetzu) parada Fano (Enekuri)  Vuelta: Bizkaibus A-3521
Más información:                                                                                                    
            Guía Cartográfica de Bizkaia mapas 24-25-34





Para iniciar nuestro recorrido, nos vamos hacia el barrio de Fano, perteneciente al municipio de Erandio, donde muere la última estribación occidental de la cordillera que vamos a recorrer. Desde la parada del Bizkaibus, en la bajada desde Enekuri hacia Asua, continuamos la carretera pasando junto a un caserío (izquierda) y dejando a la derecha una desviación hacia una pequeña central eléctrica.

Ermita de San Bernabé
La vía describe una amplia curva con vistas sobre el valle de Asua y va ascendiendo, tomando la dirección sur, entre los diversos caseríos de este escondido y tranquilo barrio. Llegamos finalmente junto a la ermita de San Bernabé. Rodeamos el parking contiguo y tras otra curva salimos a un sendero de tierra. Pocos metros después (DESVÍO-SAN BERNABÉ) tomamos otro sendero que sube por la derecha. Continuamos dejando a la izquierda la antecima donde se sitúan los restos de una fortificación carlista, dirigiéndonos hacia la vertiente sur, sobre el barrio de San Pablo. Pasamos junto a un depósito de aguas y, tras un giro cerrado, el camino se dirige, en suave pendiente, hacia el despejado vértice geodésico de SAN BERNABÉ (222 m.), primera cima del día. Aquí tenemos ya excepcionales vistas sobre los valles del Txorierri (norte) y Nervión-Ibaizabal (sur)

Abandonamos el municipio de Erandio y nos internamos en Bilbao. Descendemos en dirección este por un estrecho y empinado senderillo que nos sitúa en una pista asfaltada, por la que siguiendo hacia la derecha salimos en unos pocos metros a la carretera BI-3741 de Enekuri a Artxanda. Tenemos que continuar ahora por el asfalto hasta el barrio de Berriz. Llegando aquí, por la izquierda tenemos las instalaciones donde se realizan prácticas para el carnet de conducir, y a la derecha el restaurante y hotel Artetxe, junto a varios caserios.

Desde Berriz, Ganguren al fondo (junto al tronco)

VARIANTE: Si queremos añadir otra cima a nuestra ruta, podemos desviarnos por la derecha por un camino asfaltado que pasa junto a un polígono de tiro. Siguiendo sin ninguna desviación, en unos minutos estaremos junto a las antenas del monte Banderas (175 m.)

Seguiremos ahora el tramo más largo por carretera, siempre en dirección este, pasando junto a la Escuela de Hostelería y el antiguo molino, entre algunas casas unifamiliares. Tras un recorrido de 1,5 kms. por asfalto, tenemos que tomar por la derecha una desviación (DESVIO-COLEGIO), con una indicación hacia el Colegio Jesús y María. Ascendemos una pequeña rampa hasta la modesta cumbre de PIKOTAMENDI (232 m.), carente de señalización, con algunos bancos y una fuente.

Senderillo desde Pikotamendi
Continuando la pista, encontramos a la izquierda un estrecho senderillo (DESVIO-SENDERO) por el que atajaremos, además de esquivar los caminos más transitados. Avanzamos por esta senda, descendiendo suavemente entre árboles jóvenes, hasta salir a un amplio sendero de tierra en la parte superior del área recreativa de La Pesetita. Lo tomamos hacia la izquierda y, siguiendo este camino, llegamos a un cruce junto a una caseta vallada en el que, continuando recto, salimos junto a las últimas casas de la Vía Vieja de Lezama. Tras unos metros por carretera, encontramos a la izquierda una pista pedregosa, que tomamos en moderada subida (DESVIO-VIA VIEJA). Cruzamos otra carretera y continuamos por la pista donde se inicia el recorrido por la ladera de Artxanda. Este es un tramo de algo más de 2 kms. de continuas subidas y bajadas en el que empezará a acumularse un desnivel notable, que deberemos afrontar con calma. Una descripción más detallada se encuentra en la entrada Pikotamendi

Túnel bajo el funi
Empezamos por subir una corta rampa bajo arbolado, para a continuación girar a la derecha y descender fuertemente hasta muy cerca de las últimas casas del núcleo urbano, y volver a subir hasta encontrarnos con el trazado del funicular de Artxanda. Pasamos bajo él por un curioso túnel y continuamos subiendo, dejando a la izquierda otra pista que conduce al Polideportivo. A continuación, la ruta se suaviza y, tras pasar por una puerta, nos encontramos en la carretera (Landetabidea) que baja desde el Colegio Trueba. Tomamos este camino hacia la derecha, otra vez en fuerte descenso que parece llevarnos de nuevo a la ciudad, con unas escaleras de frente.

Llegamos así hasta las ruinas de GUARDAVIÑAS, donde a la izquierda encontramos nuevamente la pista. Tras pasar por otra puerta, nuevo repecho, dejando más adelante a la izquierda un sendero, para llegar a otra pequeña área con bancos y una fuente. De aquí en adelante el camino es más o menos llano, y pasando varios recodos bajo arbolado, llegamos a la estrada MENDIARTE, en el lateral de una casa, donde salimos de nuevo a la civilización, en una explanada de fuerte inclinación, en cuya parte inferior se encuentra el Colegio de las Jesuitinas.

Chalet Meazabal
Iniciamos una nueva subida, en la que ascenderemos 270 metros de forma casi continua hasta la cima de Ganguren, cuya primera parte está descrita en la entrada Santa Marina. Giramos a la izquierda y nos dirigimos hacia la pasarela que cruza sobre la autopista. La cruzamos, con inmejorables vistas sobre Bilbao, el Pagasarri y el Ganeko, y pasamos junto a la Casa del Sagrado Corazón. La pendiente es más fuerte hasta que pasamos junto al chalet Meazabal (izquierda) y se suaviza después, pasando entre varias casas y junto a un área con bancos, hasta alcanzar el Restaurante León.

VARIANTE: Podemos incorporar una nueva cima ascendiendo desde aquí a Monte Avril. Para ello, tomamos la pista de cemento que se inicia en el lateral del restaurante. Sin abandonarla en ningún momento, subimos en dos tramos de línea recta hasta la antena que corona la cumbre. A la derecha del vallado de las instalaciones se abre un senderillo por el que descendemos hacia un depósito de aguas por el que accedemos de nuevo a la ruta.

Area de Iturritxueta-Monte Avril
Nos dirigimos por la derecha hacia una puerta en el área de Iturritxueta, donde encontramos una TRIFURCACION de caminos, en la que tomamos el de la izquierda, una amplia pista que continúa ascendiendo. En unos minutos llegamos a un depósito de aguas, dejamos un camino que sale por la izquierda y seguimos subiendo hacia el alto denominado Gaztelu (378 m.), donde habremos completado unos 200 metros de subida desde Mendiarte.

Dejamos a continuación a la derecha dos cruces que bajan hacia Santa Marina y entre ellos otro sendero más por la izquierda, para encontrar después también a la izquierda una extraña construcción circular de hormigón, y salir finalmente, en ligero descenso y pasando una nueva puerta, al cruce de GUDABIKOLANDA, junto a la carretera BI-3732 de Santo Domingo a El Gallo

Camino hacia Ganguren
Cruzamos la carretera para internarnos por un ancho sendero de tierra que toma la dirección este que deseamos. Este camino, irregular y pedregoso, asciende moderadamente casi en línea recta para posteriormente llanear, y atacar un último repecho hasta aproximarse a las visibles antenas del Ganguren. Poco antes de llegar a ellas, hay que estar atentos para encontrar unos escaloncillos por la derecha (DESVIO-GANGUREN) que dan paso a un estrecho y empinado sendero que finalmente nos lleva a la cima de la máxima elevación del día (GANGUREN, 474 m.)

Alcanzada la cima, nos toca disfrutar de las inigualables vistas de este monte, modesto por su altitud pero estratégicamente situado. Tenemos a nuestra derecha el valle del Txorierri al completo y a la izquierda el del Nervión, confluyendo ambos en el mar, con el Abra visible custodiado por el Serantes. A nuestro alrededor, sólo las horrendas instalaciones nos privan de algunas perspectivas sobre el este, pudiendo contemplar no obstante el Sollube, Jata, Pagasarri, Geneko y los montes de Triano, entre otros muchos.

Vista desde Ganguren

VARIANTE: Para completar íntegramente el recorrido por la cordillera, podemos descender hacia la cercana área de El Vivero, desde la cual podemos fácilmente alcanzar la cima de Kuskuburu (425 m.), que marca el extremo oriental del cordal. La ruta está definida en la entrada Kuskuburu desde el Vivero. Esta incursión nos exigiría, o bien retroceder de nuevo hasta el área recreativa para recobrar la ruta, o bien descender en dirección este hacia El Gallo y Galdakano, donde habría que buscar un transporte de vuelta.

Parque de Atracciones
Continuamos por el camino que se interna entre las antenas, para buscar la carreterilla que desciende por la derecha hacia la antes citada BI-3732, que ahora tomaremos hacia la derecha. Transitamos unos metros por esta peligrosa vía, para tomar la primera desviación por la izquierda, por la que descenderemos para pasar enseguida junto a las instalaciones del antiguo Parque de Atracciones.

Seguimos descendiendo hasta encontrar en una curva un camino que surge por la derecha (DESVIO-KORTATXUETA, véase recorrido inverso en la entrada Kortatxueta). Lo tomamos en suave descenso y continuaremos por él sin ningún desvío durante algo más de 1 km. Pasamos junto a un pequeño arroyo (derecha) y posteriormente por el área recreativa de Kortatxueta, para salir a otra carretera que finalmente nos lleva al hospital de Santa Marina, final de nuestro recorrido.

Habremos completado así el recorrido completo por la cordillera que limita Bilbao y sus localidades limítrofes por el norte. A falta de grandes zonas boscosas o importantes desniveles, se trata de un largo y a veces exigente paseo que nos permite conocer diferentes paisajes, y una variada perspectiva del botxo y su entorno más próximo.


(Resubido por problemas técnicos)

sábado, 15 de octubre de 2011

Malmasín

Como bien señala la siempre interesante web de Biendealtura, el modesto Malmasín es a la vez el monte más conocido y más desconocido de los alrededores de Bilbao: irremediablemente famoso por los túneles que lo atraviesan rumbo a Donosti, y desconocida su superficie y cima para la mayoría de los bilbainos, no obstante ser bastante frecuentado por los paseantes.

Con todo, Malmasín es la delicia del dominguero: accesible tanto en transporte público como a pie en pocos minutos desde el núcleo urbano, con un recorrido cómodo por las suaves laderas de Montefuerte, un pequeño y divertido tramo de aire montañero, y las vistas espectaculares que proporciona su ubicación aislada y estratégica, con la opción del aperitivo antes de volver a casa. Todo un plan de mañana para abrir el apetito sin sudar mucho.


DISTANCIA: 5,8 kms
            DESNIVEL: 310 m. (50-362) CENTENARIO
DIFICULTAD: Baja 5 (3-1-1)  Rampas del 20%
            ITINERARIO: ida y vuelta  Inicio y Final: Parque de Europa-Montefuerte
            VIAS: Carretera, pista de grava y senderos de tierra
ACCESOS: En coche, desde Bilbao, cruzando el puente de La Merced, por Conde Mirasol, Cortes, Urazurrutia y Zamakola, hasta la rotonda. Se pasa bajo el puente de Ollargan y se gira a la izquierda para llegar al parque Montefuerte. En tren cercanías RENFE C3 estación Ollargan. Bilbobus línea 50 parada Ollargan
            Más información:
Mapa Pagasarri del Ayuntamiento
Guía cartográfica de Bizkaia mapa 33
Historia del castro preromano y fortaleza navarra:



Perfil (ida)


Partimos del barrio de Ollargan, perteneciente al municipio de Arrigorriaga, dentro del cual nos moveremos durante toda la ruta –aunque hemos leído por ahí que nuestra cima de hoy perteneció tiempo atrás a Basauri. Como punto de partida, podemos tomar la parada del Bilbobus 50, en una plazoleta junto a las casas más elevadas del barrio, pegando al parque. Aquí encontramos una carreterilla que avanza en horizontal, junto a la que vemos un cartel indicador del Instituto de la Construcción, que es la dirección que debemos tomar.

Fuente
Emprendemos la marcha por el asfalto con una corta rampa por la que, tras una curva, encontramos la puerta de acceso al citado centro. Seguimos ascendiendo hasta otra curva con una pequeña explanada, una fuente y un mapa del parque de Europa o Montefuerte donde nos encontramos. Aquí dejamos la carretera (DESVIO-1) para tomar una pista de grava que sale por la izquierda.

El parque de Montefuerte –que vemos desde la autopista a la izquierda en dirección Donosti- es amplio, tranquilo, tapizado de césped bien cuidado, y salpicado de mesas y algunas barbacoas. Según vamos ascendiendo, vamos teniendo una buena perspectiva de Bilbao desde el sur y, sobre todo, al otro lado de la A8, una magnífica estampa del Arnotegi, que desde aquí presenta un perfil poderoso.

Siempre con pendientes muy suaves y algunas zonas de llaneo, pasamos poco después junto a los restos de alguna edificación (derecha), que podrían corresponder a un antiguo trazado de tuberías de aguas, y pasamos una curva en herradura. Pocos metros después, en otra curva que mira al norte encontramos una torre eléctrica y un mirador con bancos, con buena perspectiva sobre Basauri y la cordillera de Artxanda en su totalidad.

VARIANTE: Desde esta curva sale un senderito que atraviesa un pequeño arbolado, por el que, con vistas sobre Bolueta y Basauri, salimos de nuevo al trazado propuesto, junto a la edificación que se señala.

Tras un giro amplio, vemos al fondo entre maleza las ruinas de un caserón, del que apenas se distinguen unos muros, y tomamos un senderillo que sale por la derecha, bajo un agradable arbolado.

Malmasín desde el parque

Volvemos hacia la pista, que sigue paralela a nuestra izquierda, y encontramos un cruce que indica la dirección hacia el Kalero (Basauri). Hay que decir que todas las bifurcaciones están perfectamente señalizadas con carteles del PR-15, parte del cual estamos recorriendo, y con indicación de distancias y direcciones a otros puntos. Hasta ahora, hemos estado subiendo de forma muy moderada aunque regular, y hemos tomado buena altura sobre nuestro punto de partida, habiendo recorrido más o menos la mitad del camino de ida. Tenemos siempre a la vista el cono hacia el que nos dirigimos, imagen que, por efecto de las distancias y proporciones, lo hace aparecer bastante mayor y más lejano de lo que es en realidad.

Vista sobre el parque, Bilbao y el Abra
Ya tenemos a nuestra izquierda una pequeña elevación coronada con otra torreta eléctrica que, según las fuentes, se llama Ollargan o Gaztelu, y que podemos visitar, aunque no hay un camino muy claro y tampoco hemos conseguido encontrar el buzón que se supone existe allí. Unos minutos después, tras otro cruce y una amplia curva, distinguimos enseguida el sendero que sale por la izquierda para trepar hacia la cima. Abandonamos por tanto la pista y tomamos esta senda (DESVIO-2), pasando junto a un par de bancos de aspecto deplorable.

Esta última parte del trayecto es sin duda la más divertida, discurriendo por un sendero bien marcado, a veces bastante empinado y que en ocasiones se bifurca, rodeado casi siempre de matorral de espino, y con vistas excepcionales. Poco después de iniciar este repecho, encontramos una especie de pequeño refugio azul, y algo más adelante, unos escalones practicados en la misma tierra, con rudimentarios desagües, todo ello natural y sin rastro de hormigón ni cosa parecida. Siguiendo la ascensión, encontramos también una pequeña explanada rodeada por un seto, donde parece que pudo haber una chabola. Tampoco nos deben preocupar los varios desdoblamientos del camino, porque, mientras sigamos la línea ascendente, terminaremos en todo caso en el trazado correcto.

Cima
El pequeño esfuerzo de la ascensión se compensa sobradamente cuando accedemos a la cumbre (MALMASIN, 362 m.). Estamos en una pequeña cresta rocosa que recuerda a la del Paga, aunque mucho más angosta, con el mojón y una rosa de los vientos con indicaciones de las cimas a la vista. El paisaje es sencillamente extraordinario hacia todos los lados, porque estamos en un promontorio aislado en que nada obstaculiza las perspectivas. Además de la amplia imagen de Bilbao hasta el Abra, el valle del Nervión o la cordillera de Artxanda completa, contemplamos numerosos picos lejanos, como Sollube, Oiz, los montes de Durango e incluso el Gorbea, y los más cercanos de Upo y Artanda.

Resulta también formidable la estampa del Paga y sus alrededores. Además del Arnotegi, que ya admiramos durante la subida, observamos los cerros que se elevan sobre Bolintxu, y se adivina el propio valle, del que vemos con toda claridad la tubería. El chaflán en que estamos ofrece una vista fantástica del cordal desde el Pastorekorta, con el Ganeko recortado al fondo.

Pagasarri y Ganeko

A través de Mendiak.net encontramos esta fantástica pano,


que podemos ver con detalle en:

Lo que ya no es tan fácil vislumbrar son los vestigios del castro prehistórico que por lo visto circunda la cumbre, y que sí se aprecia en algunas imágenes aéreas. Al parecer, este primitivo asentamiento fue el origen de posteriores poblaciones que fueron extendiendose alrededor de la ría, no sin antes haber sido también ocupado por una fortaleza navarra, como se puede leer en la interesante página que indicamos arriba. Parece mentira que todo esto lo estemos refiriendo a este monte, pequeño y casi urbano, justo encima de una autopista por la que circulan miles de vehículos.

VARIANTE: Si queremos variar la ruta de regreso, las opciones son muy variadas. Podemos seguir por la cresta de Malmasín para descender por un sendero muy directo hacia los barrios de Brisketa y Finaga, en Arrigorriaga; o podemos también tomar caminos menos elevados para volver a Ollargan por encima de la boca del túnel, para lo cual, al volver a la pista principal, podemos desviarnos a la izquierda para encontrar, tras un camino en zigzag, un pequeño sendero hacia la derecha bajo arbolado. Es fácil liarse con los caminos, pero manteniendo la orientación norte, volveremos siempre al parque.

Ya de regreso, Montefuerte nos ofrece la posibilidad de una agradable estancia en sus campas, o bien podemos reponer fuerzas en alguno de los bares de Ollargan, de donde hemos partido.

Y una cosita más

Como comentario al margen de la ruta, el avispado internauta habrá podido observar que hemos empezado a alojar los tracks en Wikiloc, que parece un sitio más adecuado que el que utilizábamos antes. En esta nueva ubicación se facilita, además de la posibilidad de descarga, un mapa navegable y algún otro dato adicional. El formato pasa a ser .gpx, pero es igualmente compatible con Mapsource. Por alguna razón no reconoce las cotas de altitud, pero prometemos currar un poquito para subsanar el error en lo sucesivo.