miércoles, 15 de junio de 2011

Embalse de Artiba

En el pequeño barrio de Azordoiaga en Alonsotegi confluyen el arroyo que le da nombre y el Pagobakotxaga (también llamado Parakentxa), que recogen aguas de la cordillera del Pagasarri y de la vertiente norte del Ganeko. Desde este enclave, los itinerarios que se internan hacia los montes próximos nos ofrecen paisajes de gran belleza, que parecen ajenos al ambiente urbano e industrial tan cercano de la ribera del Kadagua.

En esta ocasión nuestra ruta discurrirá por el valle más oriental, siguiendo el curso del arroyo Azordoiaga hasta el embalse de Artiba o de Alonsotegi, situado a los pies del Ganekogorta. El trayecto corresponde aproximadamente a la excursión nº 8 del libro ‘Montes de Bilbao’


            DISTANCIA: 3,6 kms
            DESNIVEL: 200 m. (130-330)
DIFICULTAD: Muy baja 3 (2-0-1) Rampas del 20%
            ITINERARIO: ida y vuelta. Inicio y final: cruce carretera a Ordaola
VIAS: Carretera asfaltada
ACCESOS: En coche, autopista a Balmaseda, salida Alonsotegi. Junto al Ayuntamiento, se toma una calle a la izquierda dirección Azordoiaga. El barrio se encuentra poco después de pasar bajo la autopista. Se atraviesa el barrio para buscar la subida hacia Ordaola. Tras 1,5 kms. se encuentra una bifurcación, que se toma a la derecha. Justo después hay un especio a la izquierda donde se puede aparcar.
     Bizkaibus A-3341, A-3342  y A-3343 hasta Alonsotegi y de ahí a pie
     FEVE Bilbao-Santander Estación Irauregi id.
            TRACK: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2730377
            Más información: 
            Mapa Pagasarri del Ayuntamiento
            Guía Cartográfica de Bizkaia mapa 33
            Sobre el embalse: http://foros.embalses.net/showthread.php?t=10948

                       

Ocas en Azordoiaga
El barrio de Azordoiaga es un pequeño núcleo al que llegamos en pocos minutos desde el centro de Alonsotegi. Inmediatamente nos encontramos un entorno tranquilo y encantador, surcado por un arroyo donde con frecuencia encontramos ocas paseando. Hayamos accedido en coche o a pie desde cualquier transporte público, tenemos que cruzar el barrio paralelos al arroyo y seguir la indicación hacia el agroturismo de Ordaola, por la rampa que asciende entre las últimas casas. Aquí tenemos kilómetro y medio de carreterilla hasta llegar a una bifurcación, en la que tomamos el desvío a la derecha (señalizado) y casi de inmediato encontramos una pequeña explanada a la izquierda en la que podemos aparcar. Aquí es donde hemos situado el punto de inicio.

Inicio del camino
            Desde el primer momento se ve que la carretera, por la que vamos a circular todo el tiempo, asciende continuamente hacia el destino. El paisaje es magnífico, discurriendo totalmente rodeado por montes y pinares, la cordillera de Pagasarri a la izquierda, el Tontorra a la derecha y el Ganeko, que se divisa al fondo.

            Dejamos a la izquierda una chabola y, tras unos minutos de suave ascensión, vamos en busca de la cueva de Mintetxu (Bentatxu o Mentatxu, según las fuentes). Para ello, se deja a la derecha una pista que asciende hasta una puerta metálica, que da paso a varios caminos mineros en la zona denominada Kareatxeta. Y muy poco después aparece también a la derecha la boca de la cueva, poblada por abundante vegetación. Se trata en realidad de la entrada a una de las muchas minas que se encuentran en los alrededores, donde parece que los aficionados encuentran buenas muestras de minerales. La entrada está vallada aunque es posible asomarse con precaución para explorarla.

Cueva de Mintetxu
           
Puente sobre el arroyo
Seguimos la carretera en paralelo al arroyo Azordoiaga, del que proceden los únicos sonidos que se pueden escuchar: el murmullo del agua entre las rocas y constante trino de pájaros. La cuesta se empina ligeramente, y poco más adelante, encontramos un puente de cemento medio invadido por la vegetación que cruza por encima del arroyo, que a su vez discurre entre grandes rocas. El puentecillo, aunque se diría que no lleva a ninguna parte, parece conducir a algunos otros restos de explotaciones mineras. Poco más adelante, el arroyo ofrece otra imagen fantástica junto a una pequeña represa, bajo los árboles y con piedras de gran tamaño cubiertas de musgo y verdín.

Cresta de Arelaetxe
            A partir de aquí, la pendiente se hace más fuerte, con desniveles continuados alrededor del 20%, y el camino, cada vez más encajonado, sigue casi siempre en sombra. A la derecha dejamos una caseta que parece de Aguas, y poco después aparece a la izquierda un bonito cresterío rocoso que según el mapa de Diputación, se denomina Arelaetxe, y se interpone entre nosotros y el Erreztaleku. Al fondo se adivina la primera de las herraduras que anuncian la proximidad del embalse, y se empiezan a vislumbrar las cumbres de Ganeta y el Pagasarri.

            Tras un par de rampas cortas aunque con pendientes aún más potentes, en la segunda herradura arranca un camino herboso que se dirige al vecino Tontorra. Desde esta mayor altura ya podemos apreciar el Erreztaleku por detrás de la cresta caliza antes citada, y prácticamente toda la cordillera del Pagasarri, en una preciosa perspectiva.

            Remontando el último tramo recto, nos encontramos ya ante la cabecera de la presa de Artiba, con una casa roja al otro lado y un edifico vallado donde termina la carretera. El paisaje es espectacular, con la lámina de agua rodeada de denso arbolado y la mole del Ganeko cerrando el paisaje hacia el sur.

            VARIANTE: La ruta se puede completar siguiendo tras la valla metálica que pone fin a la carretera. Al otro lado, una pista discurre por el borde del embalse hasta llegar a los dispersos caseríos del barrio de Artiba, un entorno completamente rural dominado por el verde de amplias campas. Podemos recorrer la zona sin rumbo por cualquiera de los caminillos que la surcan. O, alargando un poco más el trayecto, avanzar en dirección sur (Larrazelai), donde se encuentran algunos los seles (kortak), formaciones circulares de antiguas demarcaciones ganaderas que dan nombre a unos cuantos de los montes cercanos. Aquí se puede también conectar con la PR BI-100, recorrido precisamente llamado Ruta de las Minas y Seles que desemboca en Azordoiaga.

El embalse en invierno

Vista desde el Ganeko


No hay comentarios:

Publicar un comentario